lunes, octubre 13, 2008

Indefiniciones políticas. Sobre el artículo de Luis Carlos Malca




Arturo Caballero
(Recomiendo leer antes el post de Gonzalo Gamio sobre el particular y el artículo de Malca)

Desde hace algunos meses tenía previsto escribir un ensayo sobre cuyo título precisamente era La izquierda reaccionaria. Lo hacía con una intención distinta a la de Luis Carlos Malca, es decir, no para proponer un cambio de términos, sino para distinguir el trigo de la paja. Es que uno de los retos que enfrenta la nueva izquierda, así como la vieja guardia, es la fragmentación interna; en contraste con el espíritu de cuerpo que mayormente caracteriza a los bloques conservadores, reaccionarios y de derecha, la izquierda ha tenido que lidiar sobre todo contra las facciones que amenazaban diluirla en un sinfin de partículas en torno a un líder.

En el artículo "Izquierda reaccionaria", Malca sostiene que el término izquierda caviar debe cambiarse por el de izquierda reaccionaria. Supuestamente esta es la postura que pretende demostrar. Sin embargo, no logra este cometido ni expone los argumentos que persuadan de la validez de su postura. Veámoslo a continuación

Primero, describe a los integrantes de la izquierda caviar como un grupo elitista identificado claramente con una clase social económicamente privilegiada y de piel blanca. De esto último se deduce que los caviares poseen cierto poder que utilizan para refrendar la validez de sus propuestas, lo cual entra en contradicción con lo mencionado por Malca en el mismo texto, o sea, que la izquierda caviar es un grupo indeterminado. ¿Los caviares son un grupo selecto, exclusivo, identificable y diferenciable o son una masa informe e indeterminada? Asimismo, apelar al calificativo de "gente bien" para validar su crítica a los caviares no es un recurso que logre convencer porque en nada esclarece el debate en torno al rol de los cuestionados caviares: lo que hace es retransmitir un prejuicio que, como todo enunciado de ese tipo posee la eficacia de la pincelada efectista y sonora, pero carece de la necesaria profundidad para explicar las debilidades de la propuesta contraria. Si Malca, con mayor tranquilidad hubiera diseñado un análisis suscinto de ideas, habría evitado recurrir a la personalización de adjetivos como suele hacerlo Andrés Bedoya Ugarteche, Aldo Mariátegui, Rafael Romero o Uri Ben Schmuel. Estoy seguro que ni siquiera Eduardo Hernando Nieto ni cualquier otro representante de la derecha pensante podría ampararse en las opiniones de los periodistas antes mencionados; así como, difícilmente, aquellos que nos definimos de izquierda podríamos suscribir los exabruptos de Hugo Chávez o las transnochadas opiniones de Roberto Ledesma.

Otro error de Malca es grupalizar a los sujetos que critica bajo una misma etiqueta (al igual que aquellos que piensan que Humala o Chávez son de izquierda o que representan a la izquierda. Error muy frecuente cuando se abarca un cuerpo muy amplio y por encima de cualquier posibilidad de definición. ¿Quiénes son los destinatarios de la crítica de Malca? Solo leemos adjetivos ya consignados en la trilogía ultraconservadora del periodismo que le hace un flaco favor a los intelectuales de derecha. Caracterizar conductas grupales sin identificar a los sujetos es como pensar que en la noche todos los gatos son pardos. Con esa misma lógica, Eduardo Hernando Nieto y Andrés Bedoya Ugarteche (o Aldo Mariátegui) serían interlocutores igualmente válidos en un debate sobre Derechos Humanos: personalmente preferiría debatir con el primero por la calidad de sus argumentos.



En segundo lugar, indica que detrás de las propuestas de los caviares se esconde un fundamentalismo camuflado mediante ideas como justicia social, derechos humanos y medio ambiente. Tal fundamentalismo consistiría en la defensa de una verdad divina, es decir, que detrás de la defensa de los derechos humanos, por ejemplo, subyace la idea del culto a una verdad como quien rinde culto a Dios. Malca confunde la defensa de una convicción con dogmatismo e intransigencia. Bajo esta lógica, cualquiera que sostenga una creencia por el solo hecho de creer firmemente en ella o por manifestar abierta y recurrentemente su desacuerdo con ciertos temas sería un reaccionario. Una mente dogmática, fundamentalista o fanática no solo cree tener la verdad sino que se empeña en que el Otro crea y sienta esa verdad con la misma intensidad; es más, está muy preocupado en que el Otro se corrija puesto que el fundamentalista asume apriori que el Otro está equivocado. Es así que la línea entre fanatismo y librepensamiento es muy frágil: resulta muy fácil convertirse en fanático del antifanatismo. En tanto, Malca no distingue los matices será difícil saber quiénes son los fanáticos intransigentes que pretenden imponer por la fuerza el credo de los DDHH.

Respecto a las conquistas caducas no me queda claro a qué se refiere exactamente. ¿Le parece que los derechos humanos o la justicia social son reclamos caducos?

Otro aspecto que merece ser comentado es lo referente a la tolerancia con los intolerantes a propósito de algunos comentarios sobre la participación de Malca en la semana de los DDHH en la PUCP. Al menos yo lo tengo muy claro. La pluralidad no implica dar tribuna abierta a los incendiarios para quemar la pradera. Eso es imprudencia y falta de sensatez. No debe confundirse objetividad con dogmatismo o la diversidad con relativismo. En tiempos donde muy pocos se atreven a llamar las cosas por su nombre suele suceder que opiniones polémicas pasan por innovadoras; el insulto procaz con la crítica frontal (sino lean los artículos de Andrés Bedoya Ugarteche). Bajo el argumento de una malentendida apertura entonces justificaríamos a los que irrumpieron en la ceremonia de la CVR+5 en el Ojo que llora, puesto que ejercían su libertad de expresión. Peor todavía si es que se formaliza la participación extemporánea de un expositor que se dedicó a ironizar sobre los asistentes al evento. Si para Punto Edu ello no constituye una ofensa -como aclaran en una respuesta a un lector- no sé qué puede llegar a serlo.

Finalmente, el título del artículo se presenta interesante pero no logra cuajar completamente. Malca debió incidir en definir lo que entendía por izquierda reaccionaria, o sea, en aquellos rasgos que distinguen a esta izquierda de las demás. Malca propone un reemplazo de términos, mas no realiza un análisis serio del término propuesto: lanzar diatribas o calificativos a diestra y siniestra no es el medio para analizar el tema que plantea. Sin embargo, sí estoy de acuerdo en que existe una izquierda reaccionaria, aquella que no deslindó ni deslinda posturas con el terrorismo, aquella que hasta ahora no realiza un mea culpa y que se empeña en sostener posturas anacrónicas como la revolución armada o reducir la injusticia social a la lucha de clases. Esta izquierda es la que merece ser cuestionada y definida como un lastre para la nueva izquierda. De otro lado, también creo que existe una izquierda caviar, frívola, superficial y de cóctel, pero de ninguna manera gravitante a nivel de la ciudadanía y mucho menos intelectualmente. La izquierda a la que se le llama caviar está en otro lado y no en la CVR ni en las ONG pro derechos humanos. Es aquella que teme asumir un rol protagónico en la política nacional y que se niega a comprarse el pleito con sus detractores. Esa izquierda y no otra, merece todo mi rechazo.

19 comentarios:

Alfredo P. dijo...

Esa izquierda reaccionaria es la misma que mantuvo un silencio cómplice con el terrorismo comunista de Sendero Luminoso y el MRTA, es la misma que en los 70s y 80s sostenían que el "poder nace del fusil" y que ante la violencia terrorista sostenía que "la violencia es partera de la historia"; esa misma izquierda es la que ahora se esconde bajo un discurso derechohumanista, es esa izquierda la que copó la CVR y las Oenegés de DDHH y que ahora se llena la boca con palabras como "DDHH", "memoria" y "justicia".

Letras del Sur dijo...

Alfredo. lo que dices es cierto parcialmente. No puedes meter en un mismo saco a Ollanta, Antauro, Bernales, Lerner, Diez Canseco y Susana Villarán, Evo, Hugo Chávez, Tabaré Vásquez, Lula, Hugo Blanco, Rodriguez Zapatero y Bachelet y afirmar que son la misma izquierda asi como no puedes afirmar que Aldo Mariátegui, Andres Bedoya y Rosa María Palacios, Amartya Sen o Milton Friedman sean liberales del mismo modo. Ni hablar pues, hay que distinguir matices e individualizar: la realidad politica no es en blanco y negro sino llena de matices que diferencian significados notables.
Dinos a quiénes consideras parte de esa izquierda reaccionaria (de la cual no niego su existencia) para discutir con mas precisión.

saludos

Arturo

Gonzalo Gamio dijo...

Estimado Arturo:

Interesante análisis. No obstante, mantengo mis reparos a que se use "reaccionario" fuera de su contexto original (ultramontanismo, De Maistre, Donoso, etc.). Preferiría "izquierda radical, extrema o dogmática" o "izquierda autoritaria o antidemocrática".

Tus críticas al texto de Malca son notables.

Un abrazo,
Gonzalo.

Letras del Sur dijo...

Gracias Gonzalo por tus comentarios. Si bien reaccionario posee un sentido definido dentro de la filosofia política tambien considero el significado extendido que se opone al de progresista o reformista, es decir aquellos que viniendo de la izquierda o de la derecha se opongan tenazmente a los cambios sociales o a reformas económicas mas plurales. Me parece mas grave que en la izquierda existan sectores que se nieguen a efectuar un mea culpa y que pretendan sostener algunos postulados anacrónicos. Esa izquierda que no evalúa que se resiste al cambio la considero reaccionaria. El tema da para largo no?

un abrazo

Anónimo dijo...

Los caviares no existen como grupo, los terrucos sí.
Ahora los caviares son proterrucos que como enseñan en la PUCP no pueden cargar un fusil pero sí adoctrinar.
Alguien los ha escuchado alguna vez criticar a Castro?, a Chávez?, a la doctrina arcaica socialista?

Nada de nada, toda la izquierda peruana está podrida de ella no puede salir absolutamente nada bueno...

Juan

Letras del Sur dijo...

No es cierto Juan y te lo demostraré Carlos Tapia, Juan Borea, Enrique Bernales y Henry Pease entre otros estuvieron amenazados de muerte por Sendero Luminoso. El termino "caviar" es similar a "neoliberal" en el sentido que no añade nada al debate solo sirve para descalificar afirmando que personas de clase media alta o alta no están calificadas para abogar por cuestiones sociales.
Afirmas que en la PUCP hay "proterrucos" ¿quienes son? No hay apología senderista de ningún tipo. Tendrias que definir que entiendes por ser proterruco: ¿defender a la CVR? ¿exigir reparaciones a las víctimas del terrorismo? no lo dices.

Letras del Sur dijo...

Adoctrinamiento?? discutir sobre los años del terrorismo analizar las causas y difundir en informe de la CVR no es proselitismo senderista; pero no sé a qué te refieres exactamente. en muchas oportunidades profesores como Nelson Manrique, Gonzalo Portocarrero, Martin Tanaka, Farid Kajat y otros han manifestado sus criticas contra Castro y Chávez. De mi parte lo tengo claro no hay dictador bueno ni de izquierda ni de derecha. Y no toda la izquierda peruana esta podrida. Crees que alguien como Susana Villarán, Nicolás Lynch o Enrique Bernales (o el propio Barrantes en sus años) son parte de esa izquierda podrida. No lo creo. Por eso insisto en que es necesario establecer diferencias.
saludos

Anónimo dijo...

No defiendas a la PUCP escundandote en que Martin Tanaka, Farid Kajat y otros han manifestado sus criticas contra Castro y Chávez. No pues, que argumento gracioso, esos no son caviares, ¿has escuchado a Salomón Lerner alguna vez criticar a Chávez o a CAstro? y a Susana Villarán, Nicolás Lynch o Enrique Bernales??


Te dejo esa pregunta, espero respuesta.


Juan

Letras del Sur dijo...

Claro que sí y lo puedes verificar en sus declaraciones a diarios. Lerner fue emplazado al respecto en una entrevista de El Comercio. Pepi Patrón tambien lo hizo en su columna de La República. Revisa el blog de Susana Villaran y te daras cuenta que no avala dictadura alguna. Lee los articulos de Nicolas Lynch en Quehacer y Socialismo y participacion y veras que tampoco. Sin ir muy lejor en el prologo al Informe Final redactado por Lerner hay una mencion directa a la responsabilidad de Sendero Luminoso. ¿Cual es tu definicion de caviar? porque desde correo llaman asi a Kajat, Tanaka y Bruce por ejemplo. Del resto crees tú que son igual de la izquierda cavernaria Patria Roja, FOCEP o MNI? no pues no son la misma izquierda.

Caviar como te dije NO DEFINE NADA.

La cuestion es mas amplia que criticar a Castro o Chávez (que lo hacen) y yo tambien. Es si indagar en lo que paso en los 80 y llegar a conclusiones mediante evidencias innegables te convierte en un "caviar"

a)el Estado expuso a las FFAA a una lucha en desigualdad de condiciones b) El
Estado no asume su responsabilidad con las todas víctimas del terrorismo (FFAA, y sociedad civil) c) Las FFAA mantienen un vergonzoso espiritu de cuerpo que protege a sus malos elementos d) no se discuten sobre la base de informacion exacta sino de prejuicios. Y hay mucho prejuicio contra la gente de izquierda que es socialdemocrata, opuestas a la lucha armada

Arturo

Gonzalo Gamio dijo...

Protesto por los infundios de este sujeto "Juan" que ofende y miente a través del anonimato.

Arturo, no hagas caso ni des tribuna a estos anónimos .

Anónimo dijo...

lÒGICO EN UN ROJO, ACALLAR, CENSURAR SIN ARGUMENTAR
jUAN

Gonzalo Gamio dijo...

Juan,

Mira mi respuesta en "Naufrago Digital" y verás cómo respondo a tus mentiras, falacias e infundios.

Gonzalo Gamio dijo...

Aquí van.

Es evidente que el tal "Juan" no es de la PUCP. No conoce la trayectoria impecable del Dr. Lerner y el Dr. Ames, dos miembros respetados por la comunidad PUCP. Tampoco ha leído ni una coma del Informe Final de la CVR - que condena sistemáticamente al terrorismo - y finalmente el tal "Juan" tiene el descaro de llamarse "verdadero católico": el catolicismo es una religión de amor, verdad y paz, el catolicismo repudia los actos de difamación, mentira y violencia que el tal "Juan" perpetra contra el buen nombre de dos personas honorables. Protesto por los infundios de este sujeto que ofende y miente a través del anonimato.

Arturo, no hagas caso ni des tribuna a estos anónimos insolentes y cobardes.

Gonzalo Gamio dijo...

Otra mentira más del tal "Juan": bajo el rectorado del Dr. Lerner no se "expulsó" arbitrariamente a ningún colaborador del dictador Fujimori. De Trazegnies, sólo por poner un ejemplo entre muchos, dicta cursos y se le respeta como académico.

Debería documentarse más. Las expulsiones en una Universidad decente como la PUCP suponen la aplicación de reglamentos y procedimientos.

El tal "Juan" debería saber que los "verdaderos católicos" no mienten como él.

Además - por si acaso -, discrepar con un cardenal no es un pecado. La discrepancia - dentro de los canales del respeto elemental, como es el caso - constituye un derecho en un régimen democrático. Hay discrepancias que honran, incluso.

Hay que desterrar ese neanderthalismo que gente como este "Juan" practica bajo el anonimato.

Letras del Sur dijo...

Estimado Gonzalo,
Suscribo cada una de tus intervenciones totalmente.

saludos
Arturo

Miguel dijo...

Pero tampoco en el tiempo de Lerner se dijo algo sobre las desapariciones de estudiantes, nunca la catolica dio la cara por ellos, nunca hizo voz de protesta.
Asi q si bien Lerner después presidio la CVR, xq antes nunca menciono el tema de alumnos desaparecidos???

Gonzalo Gamio dijo...

El Sr. Miguel - que de vez en cuando comenta en mi blog, reconozco su inconfundible redacción; también es el autor del "argumento", o más bien, la falacia ad hominem contra Arturo C. en "Naufrago Digital", a través de la cual pretende descalificarlo - no dice la verdad. Durante su gestión al frente de la PUCP (1994-2004), la PUCP se pronunció públicamente sobre temas de DDHH e institucionalidad democrática. Uno no puede deslizar acusaciones de ese tipo sin prueba alguna.

Gonzalo.

Miguel dijo...

Señor Gamio...yo nunca he escrito en su blog. Disculpe por las faltas de ortografia, y nunca he querido decir nada malo contra el señor Arturo, y si menciono ello, es porque dos amigos mios, fueron desaparecidos en 1995, y nunca el Dr.Lerner menciono o se pronuncio por ayudar a la familia de estos compañeros (euivocados o no en sus ideas) pero al fin y al cabo estudiantes de la PUCP, pero de verdad yo nunca he participado en su blog, nunca he leido nada de usted, asi que creo me confunde. Leere su blog, siempre es bueno ilustrarse.
Miguel P.

Gonzalo Gamio dijo...

Mil disculpas si lo confundí, hay un Miguel que aparece de vez en cuando en mi blog. Me sorprende lo que me dice, pero habría que verificarlo. La verdad es que dudo de que sea como usted dice.

Saludos,
Gonzalo.